Las alternativas para el ecommerce

Las compras online se han convertido en un hábito de los consumidores. Una realidad y una cultura digital. Todo tipo de empresas, sin importar su tamaño, deben adaptarse a esta cultura si quieren sobrevivir en el mercado. En este sentido, muchas empresas ya tienen o esperan tener una tienda online que pueda ofrecer productos o servicios. Sin embargo, hay dos formas de realizar tales ventas. Uno, crear un comercio electrónico, o dos, pertenecen a un marketplace.


Un marketplace es una plataforma que sirve de intermediaria entre vendedores y clientes. Es decir, dentro de un marketplace pueden encontrarse numerosas marcas y tiendas, cuyos productos o servicios se venden a través de esta web y no directamente a través de ellos.

La popularidad de los marketplace ha ido en aumento, ya que en una misma web el usuario es capaz de encontrar diferentes opciones de un mismo producto o servicio sin necesidad de desplazarse o consultar diferentes páginas web. Para una marca o empresa disponer de un marketplace supone tener un canal de ventas online, llegando a clientes de cualquier lugar del mundo. En cambio, cuando hablamos de e-commerce nos referimos a una página web que pertenece a una marca o tienda, la cual se responsabiliza totalmente de la venta de su producto o servicio y se encarga de hacérselo llegar al cliente. Es decir, en este caso estaríamos hablando de un contacto directo entre vendedor y cliente.


¿Quieres saber más?


Revisa esta infografía que preparamos para ti





4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo